Matasanos sin escrúpulos despluman a las feministas con tratamientos para las arrugas del pescuezo por mirar el móvil

Cuando ya creíamos haberlo visto todo en materia de sacarle los dineros a las feministas con potingues y trapitos un nuevo invento nos deja patidifusos: tratamientos específicos para “eliminar las arrugas” que producen en el cuello las constantes miradas al teléfono móvil al que son adictas las legiones de hembras aborregadas por la propaganda consumista.

pescuezo-telefono_movil

Transcribimos a continuacion los cantos de sirena de estos mercaderes de humo:

“Se estima que chequeamos una media de 150 veces la pantalla del teléfono y el hecho de doblar constantemente el cuello para mirar la pantalla de tu teléfono (o en su defecto de tu tablet) trae consigo una pérdida prematura de la elasticidad y la firmeza de la piel de zona. La consecuencia estética es que puede aparecer un doble mentón y unas arrugas horizontales de las que ni tu madre ni tu abuela nunca tuvieron que preocuparse. Se llama el ‘Collarete de Venus’ y, aunque le intenten adjudicar un nombre asociado a la belleza, todas sabemos que su aparición poco tiene que ver con el glamour. La Dra. Josefina Royo de la Torre, subdirectora de Instituto Médico Láser, (www.iml.es) asegura que el número de pacientes con este problema ha aumentado y mucha culpa la tienen las características de la piel de esta parte de cuerpo. El cuello está casi tan expuesto al sol y a las inclemencias del tiempo que el rostro, con la desventaja de que casi no cuenta con glándulas sebáceas lo que hace que se altere con más facilidad. Además, el hecho de que tenga menos cantidad de colágeno, elastina y melanocitos ayuda a que se produzca una distensión que acaba en el descolgamiento. Las continuas agresiones mecánicas (como agachar la cabeza para atender a tu teléfono cada pocos minutos) favorece un deterioro acelerado, pero hay diferentes formas de enfrentarse a él.

El Dr. Lajo Plaza apuesta por “nutrir esas arrugas en profundidad con ácido hialurónico y vitaminas y así conseguir que aumente el sostén de la piel”. Para ello ha creado un protocolo específico denominado ‘Cuello Phone’. Empieza con un peeling químico realizado a la medida del paciente para renovar las capas más superficiales de la dermis. El segundo paso consiste en aplicar un compuesto hidratante con ácido hialurónico reticulado que hidrata, redensifica la piel y repulpa las arrugas del cuello que ya han aparecido. La clave es que este cóctel se puede mezclar con vitaminas y aminoácidos que potencien los efectos del ácido hialurónico, o con agentes antioxidantes para combatir el exceso de radicales libres procedentes de la sobreexposición a los aparatos electrónicos. El doctor recomienda realizar tres sesiones de tratamiento separadas por 10-15 días, y después una de recuerdo cada 4 meses (Precio: 150 / sesión)”

FUENTE:

http://www.elmundo.es/yodona/2015/05/25/5562fe75268e3ef1188b4571.html?intcmp=ULNOH002

Advertisements